Google Translate

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Los metamateriales ya son casi reales

Los metamateriales ya son casi reales
Un grupo de investigadores suizos del Instituto Paul Scherrer (PSI), han creado un nuevo material sintético formado por cerca de mil millones de pequeños imanes microscópicos, los cuáles, gracias a sus propiedades magnéticas pueden imitar las propiedades de los estados líquido, sólido y gaseoso al variar su temperatura.

Este llamado metamaterial, se ha presentado en la más reciente edición de Nature Communications, donde se plantean los alcances de estos "nano-imanes", que podrían incursionar en la industria electrónica, la de la información, para favorecer la eficiencia en la transmisión segura de datos sin importar factores ambientales, y también en la industria de la ciencia ficción, ya que esto es material como para Terminator.

Lo más curioso de este proyecto, según describen los chicos de Phys Org, es que en realidad este descubrimiento se dio prácticamente de manera fortuita, ya que este material sintético, conformado por mil millones de nanomagnetos con apenas 63 nanómetros de diámetro en la forma de un grano de arroz, resulta ser tremendamente maleable.

Colocados sobre un sustrato plano, en un patrón similar al de un panal, el metamaterial de micromagnetos se expandió por una superficie total de 5 por 5 milímetros, demostrando un comportamiento magnético colectivo desordenado en sus polos al mantenerse a temperatura ambiente, pero modificando y reorientando su orientación magnética al someterse a una baja temperatura y congelarse.

El comportamiento armónico de cada uno de sus millones de polos en esa transición de fase sería la clave para sus aplicaciones futuras. Así lo explica Laura Heyderman, miembro del PSI y líder de la investigación:
Nos quedamos sorprendidos y emocionados. Sólo los sistemas complejos son capaces de mostrar las transiciones de fase. La belleza de todo esto es que las transiciones de fase a medida podrían permitir que los metamateriales se adapten específicamente a diferentes necesidades en el futuro.
Al alterar el tamaño, forma y disposición de los nanomagnetos se pueden crear nuevas aplicaciones para este metamaterial, encontrando un potencial futuro en las labores de almacenamiento de datos, por su facilidad de moldeo, adaptación y resistencia.

Falta mucho por descubrir sobre esta tecnología, pero resulta prometedora.

0 comentarios:

Publicar un comentario